30.8.10

Focales fijas

Si bien el uso de focales fijas en fotografía tiene el inconveniente de que a veces componer la imagen resulta más complicado porque ese tipo de ópticas son menos versátiles que los objetivos a focal variable, yo las prefiero, no solo porque en general se trata de lentes más luminosas, compactas y discretas, sino también porque siento que trabajando con ellas entra más vida a la imagen. Es decir, al no siempre poder componer con perfección, se introducen elementos de la realidad que hacen que la foto parezca más espontanea, más natural. Siempre y cuando no se reencuadre luego por supuesto.

Pero hay también una razón de peso para trabajar con focales fijas como el 50cm y el 35cm (sobre todo en disparos callejeros) y es que obligan de algún modo a estar más cerca de la gente. Eso es algo que humaniza la fotografía, que modela una relación más estrecha entre el fotógrafo y los sujetos fotografiados, convirtiendo el resultado en algo más digno, más intenso, más honesto.

No hay comentarios.: