20.8.10

Autorías

Dice Ken Rockwell en un artículo que recomiendo, que la palabra imagen viene de “imaginar” y que la cámara lo que hace es captar la propia imaginación. La fotografía sería pues, la concreción de esa capacidad más o menos demostrable que tenemos todos de producir imágenes mentales. Hasta ahí bien. Lo que a mí me parece importante precisar es que hay diferentes niveles y actores en este proceso: desde el fotógrafo que imagina todos y cada uno de los detalles de su foto, hasta fotógrafos que trabajan con elementos de la realidad y lo que imaginan son más bien encuadres, momentos, profundidades de campo etc. (es decir, todos factores que tienen que ver más con su destreza técnico-artística), dejando los demás elementos (objetos, personajes, texturas, luces, colores, etc.) a la imaginación, si así se le puede llamar, de lo real… A ese poder que tiene lo real de estarnos presentando continuamente combinaciones y más combinaciones de elementos diversos. En ese sentido, el fotógrafo callejero o quien hace fotografía documental sería más bien un coautor. Mucha de la belleza que puedan tener esos géneros fotográficos deriva de su trabajo conjunto y de ahí también mucha de su riqueza. Aunque evidentemente siempre es el fotógrafo quien escoge, dentro del material producido por lo real, aquello que quedará plasmado en una imagen. Es él quien da el aval definitivo a un determinado resultado y por ello también quien se gana el derecho a firmar la obra.

3 comentarios:

Silvia Piranesi dijo...

quimeu, hace días me encontré este artículo, apareció de pura guaba como todo. Te paso el link a ver quéeee
http://www.modalogia.it/fotografiaeoblio.pdf

Quimera dijo...

Muchas gracias Sil... Es un artículo denso pero estimulante. Tengo que procesarlo mejor.

Silvia Piranesi dijo...

no es para el desayuno, jaja