24.1.12

Barbarie

Muestras muestras muestras… Hay un “mogollón” de fotógrafos que parecen interesarse más por las muestritas que salen de las cámaras de última generación que de las fotografías que producen quienes saben hacer arte fotográfico con cualquier cámara… Así sea la más antigua. Esa actitud es el resultado de una nueva forma de barbarie: la barbarie tecnológica.

20.1.12

Acrónimos

IQ… … famosas siglas que se usan mucho en el mundillo fotográfico para referirse a la “Image Quality”… Es decir, eso que se suele juzgar cuando no se tiene a mano una fotografía para valorar sino una simple imagen. Juzgar una fotografía requiere otras capacidades que van allá del mero juicio sobre la calidad técnica de la misma. Implica valorar aspectos artísticos y de lenguaje que muchas veces más bien se oponen a la famosa IQ y que hay que decirlo: poca gente domina. Es significativo que se oiga tanto éste acrónimo y ni siquiera exista, hasta donde sé, el de AQ para referirse a la calidad artística de una fotografía.

19.1.12

Fijación

La fotografía es el único medio que existe para fijar lo visible con mayor o menor fidelidad… Digo fijar, no secuenciar, que sería labor propia del cine y sus derivados. ¿Cómo entonces hay gente que se dedica a destruirla o desfigurarla mendiante toda clase de intervenciones, desnaturalizádola y restándole valor al proceso mismo de fijar?

13.1.12

Historias y cuentos

Una historia requiere de un principio, un desarrollo y un final. Requiere pues de tiempo para recorrer ese camino. Como la fotografía congela el tiempo no se puede decir que cuente historias como algunos pretenden. Y si cuenta algo es el detalle de su propia imagen, nada más, pero es suficiente.

Otro cuento es que la foto sugiera una historia, la cual cada quien puede recrear en su cabeza ayudado en parte por la riqueza semántica de la imagen y en parte por la propia imaginación.

7.1.12

Estudio

Para el fotógrafo la calle es un maravilloso estudio con infinidad de decorados, de personajes, de situaciones, de luces, de texturas y posibilidades de composición. Es, además, el más democrático pero también el más exigente con el fotógrafo. Para aquel que no cuente con un espacio para experimentar y colocar lámparas y sombrillas, ni con modelos apropiados, la calle es un sitio ideal para ensayar la fotografía de un modo no menos creativo, aunque muy diferente. Pero también es cierto que para otros ese lugar puede convertirse en un espacio terrorífico donde no encontrarán ninguna inspiración y que inevitablemente los paralizará. Es interesante preguntarse de dónde viene por un lado esa fobia y también de dónde, en otros (entre los que me incluyo), el interés por hacer foto callejera.

4.1.12

Exigencia

No tengo la pretensión de la foto técnicamente perfecta y ni siquiera de la foto bella. Esas se las dejo a los maniacos de la estética, a los glotones del perfeccionismo y a los cuenta-píxeles digitales para que se las repartan en partes alícuotas. A mí me interesa mucho más la foto como poesía de lo vivo y lo urgente, es ahí donde encuentro una forma de belleza quizás no tan atractiva y complaciente, pero mucho más profunda y exigente.