8.3.11

Oráculo

Hoy muchos fotógrafos difícilmente aceptarían el tiempo de espera que existe en analógico entre el momento de la toma y aquel en el que finalmente pueden ver el resultado (salvo cuando se utilizan películas de tipo polaroid). Sin embargo, es precisamente ese compás de paciencia inherente a la tecnología foto-química, el que me resulta sumamente atractivo en ella. Es claro también que desde tiempos atrás esa espera representaba para muchos una tortura y por eso antiguamente las tiendas fotográficas trataban de capturar clientela con rótulos que prometían un “revelado rápido” (letreros que aún se ven en los pueblos, aunque actualmente muy descoloridos). Pero ahora que lo pienso, esa promesa era también como un oráculo anunciando los tiempos digitales que vendrían y su comida rápida.

No hay comentarios.: