2.2.11

Invervencionismo

A veces pienso que muchos fotógrafos tienen una especie de complejo de inferioridad con respecto a otras artes, en especial la pintura. Esto quizás venga del hecho de que sienten que crear una imagen es muy fácil y en buena medida producto del azar. Posiblemente ello también explique que algunos, no contentos con capturar una escena, comiencen a alterarla de muchas maneras. Otros hacen esas intervenciones desde la toma misma queriendo imitar algunos efectos y maneras de la pintura abstracta. El propósito es siempre añadir una capa de manipulaciones que subjetivize más la imagen y le inyecte unas calidades artísticas que, se supone, vienen a reforzar las calidades de la foto como tal en razón de que muchas veces se considera insuficiente. Todos estos fotógrafos olvidan, sin embargo, que lo esencial de la foto está en otra parte… está en la captura misma, en la disposición de los elementos en la imagen y en la escogencia del momento adecuado. Es ahí donde se encuentra su principal valor y es por medio de la escogencia y composición de sus temas que el fotógrafo ejerce su particular expresión artística. Es eso lo que yo llamo fotografía pura y su quintaescencia y valor poco depende de la calidad del material utilizado. El corolario de esto es que para mí una foto que no necesite intervenciones posteriores es desde luego una foto que ya comienza a ser exitosa.

No hay comentarios.: