6.10.10

Numeritos

Hoy hace exactamente cuatro meses anuncié que iba a dejar de subir fotos a este blog para dedicarlo más bien a ampliar lo que había venido llamando "mi soliloquio fotográfico”. Fue también en ese momento cuando comencé a colgar sistemáticamente mis imágenes a Flickr, a un ritmo de una o dos diariamente. Ayudado por el instrumental estadístico que me ofrece ese sitio y haciendo un balance aproximativo de lo que ha sido mi experiencia por allá hasta el momento, encuentro algunas cifras llamativas. No es que yo sea muy aficionado a los números, pero ciertamente tienen lo suyo que decir, veamos: Hasta hoy tengo subidas en total 442 fotos (lo que es prácticamente cero comparado con las 5 mil millones que integra el sitio... ¡O las 16 mil millones de Facebook!), de ellas 277 son visibles al público en general y 120 son restringidas (no se imaginen porno o algo así, sencillamente son galerías para amigos y familiares con fotos de eventos de carácter privado). En un cuatrimestre esas 277 fotos públicas han recibido unas 17 600 visitas, lo que significa un promedio de 144 accesos por día, 1100 por semana, 4400 al mes. Aunque como es lógico hay días con mayor o menor número de accesos... El máximo absoluto fue de 500 y pico cierta fecha de agosto... el mínimo de setiembre fue de 73 y hoy por ejemplo ha sido de 200. Si saco la media de visitas por foto, llego a la cifra de 63, es decir, cada foto habría sido vista una vez cada dos días. Por otra parte, casi la mitad de esas imágenes ha sido definida por algún visitante como favorita y un poco más de la mitad han sido comentadas al menos en una ocasión. Las fotos que han recibido tres o más menciones de favoritas las he puesto en una carpeta especial que está constituida por 40 trabajos. La más favorecida (Trafalgar Square) cuenta con 37 escogencias. Sin embargo, si se combina el número efectivo de visitas por foto, con las que han sido comentadas y con las que han recibido menciones de favoritas -método que sirve a Flickr para sacar el orden de las más interesantes-, resulta que esa misma foto solo llega en cuarta posición. Además, curiosamente las 7 primeras de la lista son en blanco y negro, habiendo entre ellas un solo retrato. Las seis restantes, lo que muestran, son figuras anónimas o bien paisaje urbano. Hay también dos fotos que han obtenido premios en concursos internos a Flickr. Una un primer premio (de nuevo Trafalgar Square) y otra un tercero (de un total de tres que he inscrito en concursos)

Esa experiencia me ha permitido también establecer contactos con unos 90 fotógrafos de las más variadas nacionalidades, de los cuales 6 o 7 se han convertido casi en amigos de los cuales tengo noticias con cierta frecuencia. También estoy participando, con al menos una foto, en unos 170 grupos temáticos. Esta ha sido una experiencia que personalmente me ha aportado mucho a nivel formativo, porque me ha permitido ver muchos trabajos de gran interés y hasta el momento he escogido unas 900 fotos como mis favoritas y hasta tengo una galería, curada por mí, con 12 trabajos ajenos de foto callejera que considero de lo mejor.

Ahora bien, quizás algunas de las cifras que he dado haya que matizarlas con algunas suposiciones (porque no hay manera de corroborar que así funcione realmente), por ejemplo: es probable que de los 144 accesos diarios, una tercera parte sean hechos por las mismas personas de forma rutinaria y otra tercera parte por servidores automatizados que establecen enlaces por medio de ciertas palabras clave, pero esto último no quiere decir que se le preste una atención particular a la foto. Y de la tercera parte restante, es muy posible que solo una mitad -es decir, unas 24 personas- represente el contingente efectivo de nuevos visitantes que llegan diariamente a ver alguno de mis disparos.

En resumen y aunque no todo sea susceptible de ser interpretado a través de números, encuentro que mi experiencia en Flickr ha arrojado en este lapso de tiempo un balance bastante positivo que espero siga creciendo en el futuro.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Aunque Flickr no es un sitio comercial, ciertamente es una plataforma para promover el trabajo de diversas maneras. Desde ese punto de vista debo decir que los frutos, en términos estrictamente económicos, han sido cero (o más bien negativos, si considero los 25 dólares que cuesta la suscripción anual, así como el costo de la conexión y el tiempo consumidos). Nadie ha mostrado interés en obtener la licencia de alguna de mis fotos; ni en comprarme una copia aunque sea pequeña; ni ninguna de ellas ha servido para hacerme de cliente alguno (digo, no a través de Flickr, porque algunas de las fotos que ahí muestro sí las he podido vender, pero por otras vías)… bueno, quizás un par sí, pero no puedo afirmar con toda certeza que lo que vieron estos clientes en Flickr haya sido la razón principal del encargo que me hicieron, porque también hubo amistad de por medio. Entonces no creo casual que este cero comercial corresponda al cero que representan mis fotos en la masa total de Flickr, donde incluso mi imagen más popular (Ángel del diluvio con 343 accesos) es prácticamente invisible comparada con ciertas fotos que, por sí solas, han recibido más visitas que todos mis trabajos juntos en estos cuatro meses. Así las cosas, Flickr es sencillamente por el fun y por amor al arte… y por supuesto para negocio de sus dueños y quizás de unos cuantos fotógrafos muy afortunados y muy buenos, claro está… ¡Que siga la fiesta pues…y que viva la foto!

No hay comentarios.: