28.10.10

Calidades

Es tan grande la huella de la tecnología en la práctica y la estética fotográficas, que difícilmente se puede hablar de fotografía sin hablar también de tecnología. Sin embargo, el error… el gigantesco error en el que a menudo caen quienes juzgan la tecnología analógica como obsoleta (del mismo modo que juzgan obsoletos los mismos artilugios digitales desde el momento en que entra al mercado alguno que los supera en X aspecto) es que muchas veces eso los lleva a confundir calidad técnica con calidad estética. Aunque son dos conceptos que están relacionados, no quiere ello decir que sean necesariamente asimilables y ésta diferencia hay que tenerla muy clara cuando se aprecia el arte fotográfico. Es sorprendente la cantidad de gente que juzga una fotografía no por lo que le transmite a nivel estético o de contenido, sino por la calidad del equipo con la que está hecha. Tal manera de pensar implica haber perdido por completo el norte y es como juzgar mala una pintura (o por lo menos no tan buena) porque no fue hecha con pinceles de pelo de marta. Quien así piensa confunde arte con tecnología y está confiando más en la maestría del técnico o el científico que en el arte del fotógrafo. Y aún aceptando que en el campo de la fotografía haya obsolescencia tecnológica, nunca la puede haber a nivel artístico partiendo de un único juicio sobre el material con el que está hecha una imagen.

No hay comentarios.: