23.9.10

La piel de la imagen

A mí la imagen me gusta tocarla y olerla, mirar a través de ella, ver en negativo su transparencia desnuda… Imagino y siento que es como un cristal precioso que exploro a contraluz con una lupa pegada al ojo como lo haría un joyero. Me encanta la textura iridiscente de los plata reducida que traduce el poder de viejas ópticas y que es como la huella en miniatura de lo que un día fueron vibraciones luminosas. Disfruto tanto de esta aproximación física a las imágenes que la fotografía digital ha hecho imposible al convertirla en un fenómeno puramente electrónico, que lamentaré mucho el día en que desaparezca el celuloide... Sin duda lloraré.

No hay comentarios.: