17.4.13

Importancia de la película fotográfica


En mi opinión la película importa de dos modos principales según las personas:

Para el fotógrafo comprometido que concibe su actividad como un arte y no solo como una mera actividad económica o un fácil pasatiempo dominguero, la película origina e induce una experiencia fotográfica muy diferente y altamente retributiva  a medida que va escalando la curva de aprendizaje y logra profundizar en el dominio de su técnica.  Además, la película brinda a la imagen una especificidad y una identidad muy concretas y tangibles… No se trata, como en el caso de la foto digital, de una mera virtualidad que reduce su esencia a una matriz numérica destinada, por lo general, a ser tratada únicamente de modo informático.  Si bien el uso de la película es exigente y quizás menos versátil, en compensación ella le devuelve al fotógrafo la posesión y el control de su imagen,  la cual es realmente física.  Hoy muchos fotógrafos digitales creen que controlan mejor la imagen, cuando en realidad están siendo controlados por las posibilidades de tal o cual software estandarizado que ilusoriamente los hace creer que se apropian de ella, pero que en el fondo lo que hace es  aplanar y banalizar sus resultados a partir de un mero simulacro virtual (el colmo de ésta engañifa es el famoso instagram, que rebaja y prostituye la fotografía a niveles patéticos).  Como consecuencia de ésta situación el sitio específico para trabajar la fotografía: el cuarto oscuro, desaparece o queda en entredicho, así como el conjunto de oficios que le son correspondientes.  Además, para quien quiera seguir trabajando con la tecnología analógica, se dificulta mucho la obtención de material fotoquímico en ciertos países (el mío, Costa Rica, es claro ejemplo de ello), porque se ha producido una profunda debacle del mercado.

Por otra parte, para el público informado y consciente que reconoce el estatus artístico de la fotografía, la película aporta una gran riqueza de resultados a través de la ampliación previa de la gama creativa y expresiva del fotógrafo y por tanto la experiencia de sentir, apreciar y ver obras fotográficas.  Lamentablemente en muchos casos, tanto las nuevas generaciones de fotógrafos como de público no están teniendo ningún acceso a ésta experiencia y de ese modo el enorme potencial de la fotografía analógica y la continuidad de su fructífera herencia, forjada a través de más de siglo y medio de continuas mejoras tecnológicas,  queda en situación realmente precaria.

Usar, apreciar y defender la película, implica sostener una lucha por la  verdadera fotodiversidad, lo que redunda en una ampliación de la esfera de prácticas artísticas relativas a la imagen.

1 comentario:

Mario dijo...

Todo sobre la fotografía me gusta mucho y por eso trato de conocer y poder obtener lo ultimo que aparece. Tenia ganas de ir a fravega para comprar una cámara nueva y de esta manera poder sacar muchas fotos con una gran calidad