17.7.12

Asistencia

Tenía algún tiempo sin publicar pero fue por un problema técnico cuya resolución simple había pospuesto.  Además, el que no publique no significa que haya dejado de escribir, tanto así que durante éste lapso no he dejado de acumular escritos.

Por otra parte creo que en éste tiempo me he dado cuenta de que la fotografía digital me ha terminado de aburrir.  Hace poco hice un viaje a Limón y me llevé cuatro cámaras:  dos de 35 milímetros (para trabajar en blanco y negro y en color), una de medio formato (6X6) y la digital con cuatro lentes.  Resulta sintomático que en esos días no haya hecho ni una sola foto digital, lo cual es la primera vez que me ocurre.  Sencillamente no me dieron ganas de tocar esa última cámara de solo pensar en lo simplón que me resulta (al menos para el tipo de fotografía que estaba haciendo en esa ocasión).  Es que todo es.... "tan asistido" con una cámara digital.  Puede que los resultados en sí sean interesantes, no digo que no, pero no es ese el punto.  Lo que ocurre es que el proceso de hacer la fotografía, el que vivo como fotógrafo, se me queda completamente corto y me parece soso.

2 comentarios:

Joaquim Valls dijo...

Hola. Eugenio!
Escribir me da pereza y sueño, es mi remedio contra el insomnio, como ahora que no tengo forma de conciliar el sueño y aprovecho este destello para mi beneficio al tiempo que comento contigo aspectos de nuestra común afición.
Conozco los vericuetos de la fotografía analógica, tuve varias cámaras en mi juventud, incluso me revelaba los carretes y los positivaba. Hoy en día he sucumbido ante los cantos de sirena del digital: inmediatez y economía. A medida que mi dominio del Photoshop va en aumento voy descubriendo nuevas posibilidades con las que doy a mis retratos un sello personal. Me pasa justo al revés que a ti, si tuviera que trabajar en analógico lo dejaría. Un día le puse un carrete a mi Agfa Record y las tres primeras fotos las hice una encima de la otra...foto tridimensional. Con todo esto quiero decirte que hay gustos para todos y que cada cual disfrute con su estilo.
Bien amigo, te dejo, que tengo que revisar unas fotos para colgarlas en mi galería.
Un abrazo

Eugenio García dijo...

Hola Joaquín. Entiendo que mis amigos que practican la foto digital se puedan sentir algo en la mira con mis posts. Pero en realidad no los escribo para atacar o convencer a nadie en particular de nada, sino para defender mi manera de ver el mundo ¿de quién o de qué?… Sencillamente defenderla de mi mismo, jeje…. Del yo que a veces flaquea y se deja influenciar por otra manera de ver las cosas que últimamente se pasea por ahí muy oronda pensando que solo ella existe o que es la mejor y resulta que no es así. Lo que existen, como bien dices, son personas con aproximaciones, inquietudes y expectativas diferentes sobre los diferentes medios y la mejor técnica es aquella que nos hace felices. Pero mucho me temo que por más que yo explique lo que siento y cómo vivo la foto analógica, finalmente jamás me daré a entender porque a veces ni yo mismo estoy claro o soy capaz de explicar por qué me siento tan bien con ella y por qué también siento que lo digital no es mi taza de té, aunque me vea obligado a trabajar con esa técnica por razones principalmente comerciales. También escribo para reencontrarme con mi trabajo que supone cierta reflexión sobre sus medios. Por eso para mí este blog es más bien un monólogo, lo que se confirma por la poquísima asistencia o comentarios que recibe. Y cuando siento que estoy perdiendo el rumbo vengo y me leo yo mismo… jajaja. Eso me ayuda…. aunque sea a perderme más :D. Pero bueno, tu has logrado gran maestría con las herramientas digitales y realmente me gusta tu trabajo y tu toque. Sobre todo en tus magníficos retratos o cuando fotografías viejas maquinarias. Me parece excelente pues que te sientas tan bien con la foto digital… Es ganancia para quienes apreciamos tu trabajo. ¡Un abrazo!