28.5.11

Alma virtual

Con la técnica digital la fotografía perdió su alma tradicional: el negativo. Alma quizás invisible para muchos, pero real para el fotógrafo. Y esa pérdida, quiérase o no, se siente de algún modo, particularmente si se tiene en cuenta que el negativo era, sobre todo, la verdadera foto de la cual la copia impresa no es más que un doble invertido. Hoy en día, cuando esa entidad “esotérica” ha desaparecido de forma tan masiva, se puede decir que la foto también perdió misterio. Ahora lo que existe es solamente un molde binario incapaz de vivir una vida fotográfica autónoma, es decir, una matriz informática que es idéntica a sus copias. Por eso ya no hay una dimensión física íntima en la fotografía y la que existía fue suplantada por una dimensión puramente virtual.

4 comentarios:

Ay Kless dijo...

C'est vrai qu'il y a une part d'ésotérisme dans l'argentique.

C'est préoccupation "philo" graphique sont de plus en plus source de questionnement pour moi.

...

Es verdad que hay una parte de esoterismo en el argentique.

Es preocupación " philo " gráfica son cada vez más fuente de questionnement para mí.

Quimera dijo...

Merci Baptiste pour la visite et le commentaire. Esotérisme, romantisme, masochisme... mais quelle richesse!

QuimVD dijo...

Eugenio, romántico colega: cuanta razón tienes! Estos días he notado el alma de la fotografía analógica, te cuento: recuperé una de mis réflex analógicas, le puse un carrete y lo usé entero en una casa en ruinas. Tengo el carrete encima de mi despacho sin revelar y cada vez que lo veo me da un vuelco el corazón pensando en como habrán quedado las fotos. Estas sensaciones no las tienes en el digital por la inmediatez de su ejecución, sus cosas buenas tiene, pero seguro que no es la cantidad ingente de gigas de fotos que ocupan espacio y nunca volverán a ver la luz.
He dicho. Hasta otra, Eugenio!

Quimera dijo...

Gracias por tu visita y comentario Joaquín. Sí, irremediablemente romántico. El otro día mi compañera me ayudó a ordenar negativos que andaban un poco dispersos. Ese momento tan hermoso y que no cambio por nada, sería algo imposible si de fotos digitales se tratara. El analógico tiene que ver más con un ritual y el digital más con un mero trámite. Tengo que hacer un post sobre eso :D

Eso que mencionas es muy cierto. A eso aludía también yo en uno de los links que te mandé a tu correo, espero que te haya llegado.

Un abrazo!