16.6.10

No hay quite

Continuando un poco con el tema del post anterior: En el mundo laboral cierta vez me tocó lidiar con un cliente que pedía ver las fotos conforme las iba tomando. Un fotógrafo profesional que trabaje en digital debe, con mucho tacto, evitar eso porque se arriesga a que en el acto comiencen las críticas sobre aspectos poco pertinentes. Lo mismo aplica cuando el cliente pide ver por el visor de la cámara antes de hacer la foto. Dichosamente con mi telemétrica analógica no hay peligro de que eso ocurra porque la uso de forma completamente egoísta, al punto que una vez alguien me preguntó si la alquilaba y no dudé un segundo en decirle que no. Además, no hay “quite”, siempre seré yo el primero en ver el resultado de un negativo.

2 comentarios:

Silvia Piranesi dijo...

di, esa gente no quiere q un fotógrafo haga el brete, quieren nada más un técnico que saque la foto que ellos no pueden tomar..

eso además de la necedad de la inmediatez.

Quimera dijo...

Ah sí, la inmediatez, ¡ese mal moderno! Esa gran majadería.