17.7.07

Un Alto en Rocamadour

Algunos amigos nos habían desaconsejado ir a Rocamadour en nuestro periplo por Francia. “Demasiado turístico” dijeron. Para ellos esa circunstancia le restaba interés al sitio a pesar de que la leyenda cuente que el mismísimo Roldán, herido de muerte en la épica batalla de Rocevalles, lanzó al aire su espada Durandarte diciendo: “Donde caerá la espada, Rocamadour será”. Y si bien, a la manera de Excálibur, hay efectivamente una espada vieja y oxidada clavada en una pared rocosa a la entrada del santuario de la Virgen Negra de Rocamadour, le tomamos la palabra a los amigos y excluimos ese destino de nuestro itinerario turístico, aún si estábamos concientes de que pasaríamos por una ruta cercana.

Para leer el texto completo pulse aquí.

5 comentarios:

silvia piranesi dijo...

te dejé mensajito en el otro lado.

silvia piranesi dijo...

me gista como se ve este blog!

Quimera dijo...

Gracias Silvia... estos días me dió por cambiar la apariencia de los blogs. En el caso de este creo que al menos las fotos destacan mejor por ser un poco más sobrio.

Esteban dijo...

sí Q, buen cambio!

ahora a leer!

wílliam venegas segura dijo...

Te tengo una invitación especial, hoy, precisamente hoy. Ha muerto el sueco Ingmar Bergman. He abierto un nicho (post) velatorio en mi blog. Si Bergman te significa algo, me gustaría que vinieras y dejaras una frase ahí. Puedes extender esta invitación a tus amistades blogueras. Gracias.