22.2.07

Estadio de arrabal

Boca, 2005

Por un post de Itz me entero que falleció Alejandro Finisterre, el inventor del fubolín, y me acuerdo de esta otra foto sureña.


3 comentarios:

Julia Ardón dijo...

Es la huella de la gente la que queda, los cantos y flores...porque como en la foto: aunque no haya "nadie", sí están.

silvia piranesi dijo...

Me encantó leer de dónde surgió la idea....

Además es tan entretenido!!

y tu foto, preciosa.

Quimera dijo...

Hasta una basura en un caño es huella... y no es para desacreditar a la basura porque debajo de la mala huella de quien no tuvo cuidado de ponerla en su lugar está la huella de quien trabajó duro para inventar y fabricar aquel empaque... aquel recipiente. Así que sí Julia... es la huella de la gente la que queda y en la historia del mundo se van superponiendo la huella de unos sobre las de otros como en los cortes geológicos que muestran las distintas eras.

Yo no estoy muy contento con la composición de esa foto, pero recuerdo que no era fácil de hacer... algo tenía a la izquierda que estorbaba. En todo caso creo que al menos plasmó la atmósfera de Boca, tal vez el más futbolero de los arrabales.

La hice con una cámara digital y todo el mérito está en haber pasado al lado y apretado el obturador. Por eso no me gustan tanto las cámaras digitales y prefiero las viejas... porque al menos uno se ve obligado a pensar un poco mejor qué tipo de foto va a hacer.

Y tenés razón Silvia el fin que motivo la invención del futbolín es de lo más loable. Tal vez por eso la idea fue exitosa.