15.11.06

La pesca y la guerra

Chiloé, 2006

4 comentarios:

silvia piranesi dijo...

Uy!!!!!!!!!!! me gustan esas fotos que lo dicen todo.
(sólo hay un elemento que me "estorba" un poco, el otro barquito a la derecha..., pero admito q eso es el resultado de años de histerismo subjetivo y cerrado de lo que creo es la composición...)

Qué bueno que estés en el lugar correcto en el momento correcto.
Muchos saludos.

Quimera dijo...

Tu comentario me parece muy bueno y me permite expresar mi pensamiento sobre esos temas. Como a vos e independientemente de que nuestro sentido de la composición sea el resultado del "histerismo subjetivo" o de una visión ideologizada del mundo -problema complejo y tal vez bizantino que no abordaré- a mí los barquitos de la derecha (en realidad son dos muy pegaditos) también me estorbaban un poco. Fácilmente los pude haber quitado de ahí con un par de trucos con photoshop, pero finalmente no lo hice porque creo que con el tiempo he aprendido algo, he aprendido a sacarme de la cabeza la idea de la foto perfecta. La foto de estudio puede aspirar a un mayor control de todos los elementos, pero no la foto reportaje o de viajes (que es la que yo practico). A veces uno ve una imagen sugerente, pero puede que no haya modo o tiempo para hacer una composición perfecta, entonces es mejor apretar el botón con lo que se tiene. La realidad tal cual entra entonces en la foto y yo prefiero eso antes que perder para siempre la imagen sugerente.

En ocasiones, sin embargo, puede que algún elemento de la foto sea demasiado perturbador, en esos casos he recurrido al retoque para tratar de minimizarlo o desaparecerlo, pero sin traicionar lo que para mí tiene de esencial la escena. Lo que sí suelo utilizar bastante son los controles de contraste, brillo y saturación, así como las curvas, ello me permite hacer más expresivas algunas imágenes.

Estar en el lugar justo en el momento justo es sólo una parte del problema, también hay que hacer el ajuste adecuado de la cámara. ¿Cuántas fotos no habré malogrado porque la exposición, el tiempo de obturación o el foco no eran los correctos? Sin duda muchísimas, aunque con el tiempo he aprendido a valorar mejor a ojo las condiciones de luz y a no fiarme siempre del exposímetro. Por otra parte tampoco soy un maniaco del foco. A veces una imagen desenfocada puede mantener toda su fuerza expresiva y hasta puede que gane algo.

Muchas gracias por tus visitas y comentarios.

silvia piranesi dijo...

Uy no!, gracias a vos! gracias por contarnos estas cosas... de cómo se relaja uno de las histerias! jaja, me gustó mucho...
las fotos fallidas, los cuadros podridos, la inconclusa, lo efímero del arte y modigliani, todo esto es tan vertiginoso, y todo esto completa con espacios en blanco y vacíos la composición.. Me recordás los cuentos de tierroso sobre las fotos fallidas de su vida.. me imagino las tierras blancas fallidas día con día, pero lo mejor, es que ahí están sus cuentos; así como vos,que acá están tus fotos. (www.tierra-blanca.blogspot.com)

Gracias Quimera

Quimera dijo...

Pasaré a ver los cuentos, saludos y gracias.